La FAO y la IRENA unen sus fuerzas para impulsar las energías renovables en la alimentación y la agricultura

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la Agencia Internacional de Energías Renovables (IRENA, por sus siglas en inglés) han subrayado su compromiso permanente de acelerar la implantación de tecnologías de energía renovable en las cadenas agroalimentarias, pesqueras y forestales y la bioenergía sostenible mediante la firma de un acuerdo de colaboración.

El nuevo memorando de entendimiento, firmado por el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu, y el Director General de la IRENA, Sr. Francesco La Camera, tiene por objeto mejorar la rentabilidad y sostenibilidad de los sectores de la alimentación y la agricultura acelerando el uso de energías renovables y la bioenergía sostenible, fomentando a la vez la acción por el clima y la resiliencia.

Las prácticas agroalimentarias energéticamente inteligentes basadas en los recursos renovables pueden aumentar la productividad agrícola, la descarbonización de las cadenas alimentarias y la seguridad alimentaria. La aceleración de las soluciones de energía renovable también impulsará el crecimiento económico y creará empleos en una agroindustria sostenible, abordando importantes desafíos de desarrollo en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en los países en desarrollo.

Lectura sugerida

“La energía renovable es fundamental para la transformación de los sistemas agroalimentarios, la resiliencia climática y las estrategias de ‘cero emisiones netas’. A través de nuestra colaboración, pretendemos generar e intercambiar conocimientos, productos y tecnologías innovadores, así como datos e informaciones. Este acuerdo nos permitirá reforzar la función de la energía renovable en las iniciativas de la FAO”, señaló el Director General de la FAO, Sr. QU Dongyu.

El Sr. Francesco La Camera, Director General de la IRENA, añadió: “Las energías renovables en los sistemas agroalimentarios son fundamentales en toda estrategia de apoyo sostenible para el desarrollo rural inclusivo. Estas energías mejoran la seguridad alimentaria y del abastecimiento de agua, impulsan la productividad industrial y ofrecen beneficios socioeconómicos que son muy necesarios para la recuperación de la COVID-19. Al combinar los conocimientos de nuestras organizaciones, podemos contribuir al crecimiento económico en todo el mundo, garantizando el acceso a energía limpia y asequible y elevando el nivel de vida de las comunidades rurales y más vulnerables”.

Lectura sugerida

La intensificación de la colaboración se centra en promover conocimientos innovadores en el nexo entre la energía, los alimentos y el agua y fomentar los esfuerzos de colaboración en los proyectos y actividades, incluida la creación de capacidad, el intercambio de conocimientos, asesoramiento específico en materia de políticas, así como el desarrollo de iniciativas de financiación.

La colaboración también ayudará a los países a materializar su potencial de bioenergía sostenible y a planificar las transiciones energéticas y las estrategias de “cero emisiones netas” en el plano nacional. Los productos de conocimientos conjuntos irán acompañados de evaluaciones regionales y nacionales de la viabilidad de las soluciones de energías renovables descentralizadas a lo largo de las cadenas de valor de abastecimiento agroalimentario.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

ADM y LG Chem con planes de convertir maíz en PLA y biopolímeros

El gigante estadounidense de los agronegocios y líder mundial en nutrición y biosoluciones, ADM anunció que se ha asociado con LG Chem, una de las mayores empresas químicas del planeta, para explorar la producción de ácido láctico en EEUU. para satisfacer la creciente demanda de una amplia variedad de productos de origen vegetal, incluidos los bioplásticos.