13.1 C
Buenos Aires
miércoles, septiembre 28, 2022
 

Australia busca opciones en la biomasa y el hidrógeno para reducir su dependencia del carbón

Lo más leído

 
00:24:00

Lino Barañao explora las oportunidades que ofrece la agricultura periurbana

Durante los últimos meses, se ha intensificado el debate sobre las denominadas ‘franjas verdes’, una superficie delimitada alrededor de los cascos urbanos donde se restringe la aplicación de fitosanitarios.
 
 

El carbón en Australia es todo un tema. Esta fuente de energía que el mundo quiere eliminar es el mayor recurso energético del país, responsable del 60% de la electricidad que el país consume. Además, se trata de un recurso fundamental para la economía australiana. Se produce en todas sus provincias y las más de 35 minas aún activas ubican a Australia como el cuarto mayor productor de carbón del mundo y el principal exportador neto a nivel global. De las más de 400 millones de toneladas que Australia produce por año, el 70% se exporta principalmente a los países del sudeste asiático.

Por su puesto que la minería y la quema de carbón no están exentas de las críticas de los ambientalistas. Aproximadamente el 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero de Australia derivan de estas actividades. De allí que el gobierno australiano esté apostando fuerte al desarrollo de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CCS).

Los privados también están buscando alternativas para lograr que el país cuente con una matriz más sostenible y alinearse con las demandas de la sociedad. En esta línea, una startup ha puesto el foco en el hidrógeno y la biomasa. Verdant Technologies se ha propuesto convertirse en uno de los mayores productores de hidrógeno de Australia, lanzando una ampliación de capital para financiar sus planes de revivir la central eléctrica de carbón redbank cerrada y reconvertirla a biomasa con producción de hidrógeno.

Verdant emitirá 12,5 millones de acciones a 16 centavos cada una para recaudar 2 millones de dólares australianos (USD 1,6 MM) en capital inicial, antes de una salida a Bolsa prevista. La compañía planea cotizar en una importante bolsa a partir del primer semestre de 2021.

Los fondos se utilizarán para acelerar la realización de una serie de actividades preparatorias clave, incluido un estudio de sus planes de producción de hidrógeno, la reconexión de la central eléctrica de Redbank a la red y los costes de lanzamiento de una OPI de pleno derecho.

Lectura sugerida

Verdant combinará su tecnología Monarch Hydrogen, con la cual planea revivir la central eléctrica redbank de 151MW, ubicada en el Valle hunter, para producir electricidad utilizando biomasa. La intención es ubicar instalaciones de producción de hidrógeno en la central eléctrica y convertirse en el mayor productor de hidrógeno verde en la costa este de Australia.

La compañía planea contar con la central operando a finales de 2021.

Los planes de Verdant consisten en contar con un estudio de viabilidad bancaria sobre el proyecto a finales de este año, que implicará una inversión de U$S 34 millones en las instalaciones de producción de hidrógeno, con unos ingresos indicativos de U$S 16 millones al año con una producción de hidrógeno de 6,5 toneladas diarias.

Para 2028, la compañía espera producir hasta 60 toneladas diarias de hidrógeno.

La compañía dijo que estaba apuntando a las enormes oportunidades que se crearán en Australia en el mercado del hidrógeno. «Un informe de investigación de 2020 de Goldman Sachs estima que el hidrógeno verde suministrará hasta el 25% de las necesidades energéticas del mundo para 2050, lo que lo convertiría en un mercado U$S 10 billones a nivel mundial», dijo la compañía en un comunicado.

Lectura sugerida

«Australia tiene una ventaja competitiva en la producción de hidrógeno debido a la abundancia de espacio, sol, biomasa y viento necesarios para una generación confiable de energía renovable para alimentar electrolímeros de hidrógeno.»

La central eléctrica de Redbank fue inicialmente encargada en 2001 diseñada para funcionar con carbón, pero fue cerrada en 2014 después de que la central tuviera un bajo rendimiento y tuviera una intensidad de emisiones excepcionalmente alta para una central relativamente joven.

La central eléctrica se estableció como parte de una colaboración entre el CSIRO (Organización de Investigación Científica e Industrial del Commonwealth) y el operador de centrales eléctricas, Ecogen. Es una de las pocas centrales eléctricas en Australia que utiliza un reactor de lecho fluidizado para la combustión de carbón.

La tecnología de lecho fluidizado se puede adaptar para funcionar con otras fuentes de combustible térmico, y Verdant Technologies tiene la intención de adaptar la central para funcionar únicamente con residuos de biomasa.

Lectura sugerida

Ha habido una serie de intentos de revivir la central utilizando la biomasa como una materia prima alternativa, incluyendo una propuesta para utilizar la central eléctrica para alimentar las operaciones de minería de criptomonedas.

El plan de Verdant Technologies vería la central eléctrica convertida a operar con biomasa residual, sin embargo, actualmente no está claro qué fuentes de biomasa podría aprovechar la central eléctrica, dijo el portal australiano Renew Economy.

Algunos grupos comunitarios locales han expresado su preocupación de que la central opere con madera forestal nativa, en lugar de residuos forestales.

«Las afirmaciones de que la quema de bosques nativos es energía renovable sin emisiones netas de carbono es un disparate peligroso, ya que es aún más contaminante que el carbón, liberando hasta un 50% más de COque el carbón para generar cantidades equivalentes de energía», dijo la vicepresidenta del Consejo de Medio Ambiente de la Costa Norte, Susie Russell.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Es hora de cobrar el verdadero costo de los combustibles fósiles

Escriben Robert “Bob” Taylor - periodista especializado en medio ambiente y ex analista económico de Shell - y Craig B. Smith, ingeniero especializado en eficiencia energética y cambio climático. Ambos fueron autores del libro "Alcanzar el cero neto: lo que se necesita para resolver la crisis climática global", publicado en 2021.