16.8 C
Buenos Aires
sábado, octubre 1, 2022
 

El avance de la carne sintética en EEUU abre la grieta entre ganaderos

Lo más leído

 
00:16:20

Vistamos Alto Agrelo de Bodega Argento, la finca orgánica más grande de Argentina

Juan Pablo Murgia, enólogo jefe de Bodega Argento, explicó a BioEconomíaTV los detalles de cómo es el trabajo que vienen realizando en lo que ellos definieron como 'Agricultura Biosustentable': un concepto sobre el que se basa su iniciativa 'MatrizViva' que tiene como objetivo mejorar las las condiciones para la producción de vinos manteniendo una convivencia armónica con el ecosistema de la región.
 
 

Un debate que enfrenta a dos agrupaciones de productores ganaderos – sobre que organismos deberían regular y controlar la producción de carne sintética va encendiendo a medida que la «carne» de laboratorio se va desarrollando.

La cuestión entre la Asociación Nacional de Ganaderos (NCBA) y la Asociación de Ganaderos de Estados Unidos (USCA) es a que llamar «carne» producida por celúlas de cultivo o carne producida de laboratorio. Si el producto se llama «carne», entonces debe ser controlado por USDA, bajo las regulaciones actuales. Sin embargo, si el producto no se llama «carne», debería trasladarse a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA).

El 26 de julio, varias organizaciones de la industria de la agricultura animal conocidas como «The Barnyard» (El corral traducido al español) enviaron una carta al presidente Donald Trump en la que le solicitaron que garantice que USDA será el principal ente regulador de la carne crecida en laboratorio y de cultivos por células.

Leer también

Carne de pastura vs. feedlot: la guerra gourmet

The Barnyard incluye NCBA, American Farm Bureau Federation, American Sheep Industry Association, National Chicken Council, National Pork Producers Council, National Turkey Federation y North American Meat Institute. Creen que USDA está mejor preparado que FDAp ara regular la carne cultivada en laboratorio .

«USDA está equipado de manera única para garantizar ambos productos: los inspectores están recorren las instalaciones todos los días, y USDA aprueba todas las etiquetas de los productos para garantizar que los mismos sean lo que dicen ser y evitar que los consumidores sean engañados. Las empresas procesadoras de carne y aves han estado enfrentando el desafío de las inspecciones de USDA durante décadas. Las empresas elaboradoras carne de laboratorio y de corral deben cumplir con los mismos requisitos», dice la carta de la coalición Barnyard.

En referencia a la carta , el presidente de la NCBA, Kevin Kester, dijo que el presidente Trump fue elegido para nivelar el campo de juego global para los productos estadounidenses.

«Ahora, el presidente tiene la oportunidad de demostrar su apoyo a mercados libres y justos aquí en casa. Al apoyar la supervisión del USDA de la carne sintética cultivada en laboratorio, el Presidente protegerá a los consumidores estadounidenses y garantizará que los agricultores y ganaderos de los Estados Unidos no se vean perjudicados en el mercado», destacó Kester.

Leer también

Hamburguesa sintética servida por Air New Zealand causa revuelo

En respuesta a la carta enviada por el grupo Barnyard, USCA salió a apoyar el debate sobre las reglamentaciones, pero cuestionó que USDA sea más adecuado que FDA.

«USCA ha solicitado al Congreso y a la Administración que se involucren en este tema fundamental y que implementen políticas activas que resuelvan las confusiones de los consumidores mediante un etiquetado claro y faciliten el diálogo interinstitucional. La proteína cultivada de células necesita ser etiquetada como lo que es: un producto alimenticio alternativo que no es carne, tal como los consumidores lo conocen actualmente. A medida que continúen apareciendo nuevas tecnologías, un enfoque único para resolver todas las cuestiones reglamentarias no funcionará», declaró Kenny Graner, presidente de USCA.

USCA envió una carta solicitando al Servicio de Inspección y Seguridad Alimentaria del USDA solicitando que no se permita etiquetar «carne» o «carne» a los productos de células de cultivos o crecidos en laboratorio. Graner agregó que USDA necesitará «continuar involucrado en este tema siendo parte del diálogo mayor y emitir una respuesta a esa petición».

Leer también

Silicon Valley: Huevos sin gallinas y carne sin animales

El debate sobre cómo llamar a los productos de proteínas alternativas como la carne cultivada en laboratorio podría ser inútil ya que la Administración Trump ha propuesto un plan de reorganización gubernamental que movería las funciones federales de seguridad alimentaria a una sola agencia dentro del USDA.

Actualmente, la inspección de seguridad alimentaria para los productos se divide entre las agencias dependiendo de cómo se elabore el producto. Por ejemplo, la pizza de pepperoni corresponde a USDA porque contiene carne y pasa por tres inspecciones distintas de USDA. Una pizza de queso solo necesitaría ser inspeccionada una vez por la FDA.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Iberdrola pone en marcha la primera planta agrovoltaica inteligente de España

La instalación contribuirá a mejorar la calidad de la uva, permitirá un uso más eficiente del terreno, reducirá el consumo de agua de riego y mejorará la resistencia de este cultivo a las condiciones climáticas, ante el aumento de las temperaturas y las cada vez más frecuentes olas de calor.