Con paredes recubiertas con micelio, este edificio limpia el aire a medida que crece

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

Este edificio redondo se parece a una torta de cumpleaños gigante cubierta de telarañas. Es hermoso, pero un poco inquietante. Sin embargo, si lo mirás más de cerca, te darás cuenta de que su estructura cubierta de micelio no tiene más que amor por su entorno.

Mientras que los materiales, desde el concreto hasta el aislamiento destruyen nuestro medio ambiente, el “Growing Pavillion” (el pabellón creciente) está hecho completamente de materiales que crecieron en este planeta.

Eso significa que la estructura es de madera; el piso está construido con paneles de totoras comprimidas; y, como elemento estrella, las paredes son micelio, el núcleo de la raíz fúngica que conocemos mejor como un «hongo» una vez que florece para reproducirse.

Lectura sugerida

Qué es el micelio

Los cuerpos vegetativos de la mayoría de los hongos (y, por tanto, el de los líquenes) están constituidos por filamentos pluricelulares denominados hifas. Las hifas crecen tan solo apicalmente en el ápice. Ests pueden crecer con mucha rapidez, hasta más de 1 mm por hora. Por este motivo y por las frecuentes ramificaciones surge en el sustrato una maraña de hifas con una enorme superficie: el micelio.

El Growing Pavilion se estrenó en la reciente Dutch Design Week en Eindhoven. El estudio detrás del edificio, Krown-design, se especializa en diseñar estructuras e incluso muebles de micelio.

Como explica Jan Berbee, cofundador de la compañía, los paneles estándar de espuma rígida de plástico EPS que vemos en la mayoría de los edificios emiten tres veces su peso en CO2. Pero el crecimiento del micelio en realidad compensa la huella de carbono de un edificio, porque el micelio captura el doble de su peso en CO2.

Con paredes recubiertas con micelio, este edificio limpia el aire a medida que crece

El proceso de construcción no es tan complicado. Se requiere dar forma a los moldes y llenarlos con un sustrato de desechos de cáñamo sobre el que crece el micelio. Los moldes tenían una dimensión de 1,8 mts de alto y casi un metro de ancho.

Lectura sugerida

 

En el transcurso de solo una semana, los paneles se llenaron de micelio, en cuyo punto se hornearon para matar y curar el hongo, endureciendo el panel y asegurando que no crezca de manera salvaje. Luego se pintó el micelio con una capa protectora de base biológica.

Berbee compara las propiedades del micelio con las de la madera, señalando que obtiene su resistencia mediante el volumen. La sustancia tiene algunas propiedades aislantes, que es una razón por la que se está considerando para «cultivar» edificios en Marte.

Pero la pregunta es cómo será vivir ahí dentro. «Un producto de micelio tiene un ligero aroma», reconoce Berbee. “Difícil decir a qué. ¿Huele a champiñón? ¿O a gírgola? quizás. Pero una cosa es cierta, ninguno de estos aromas podrían oler peor que uno de los materiales favoritos de la industria de la construcción: el formaldehído.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

En Illinois encuentran una población de cáñamo de agua tolerante a dicamba y crece la incertidumbre sobre las malezas resistentes

Los científicos en malezas de la Universidad de Illinois, en EEUU, han confirmado la tolerancia al herbicida dicamba en una población de cultivo de cáñamo de agua (Amaranthus tuberculatus) en la localidad de Champaign.