Shell convierte su refinería emblemática de Róterdam a biocombustible

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La compañía neerlandesa Royal Dutch Shell (Shell) anunció que construirá una instalación de producción de biocombustibles de 820.000 toneladas al año en su predio Shell Energy and Chemicals Park, ubicado en Rotterdam, Países Bajos, anteriormente conocida como refinería Pernis.

Una vez construida, la instalación estará entre las más grandes de Europa que producirá combustible de aviación sostenible (SAF) y diésel renovable a partir de residuos.

Según Shell, una instalación de este tamaño podría producir suficiente diésel renovable para evitar 2.800.000 toneladas de emisiones de dióxido de carbono (CO2) al año, el equivalente a retirar más de 1 millón de automóviles de las calles europeas.

Alineado al Acuerdo de París

La nueva instalación ayudará a los Países Bajos y al resto de Europa a cumplir con los objetivos de reducción de emisiones vinculantes a nivel internacional. También ayudará a Shell a cumplir su propio objetivo de convertirse en un negocio de energía con cero emisiones netas para 2050, en sintonía con el progreso de la sociedad hacia el logro de los objetivos climáticos del Acuerdo de París.

Lectura sugerida

Sehell dijo en un comunicado que el proceso utilizará métodos de producción avanzados para fabricar los combustibles. Se espera que la instalación utilice tecnología para capturar las emisiones de carbono del proceso de fabricación y almacenarlas en un campo de gas vacío debajo del Mar del Norte a través del proyecto Porthos. La decisión final de inversión en Porthos sería tomada durante el próximo año.

Alejarse del petróleo

“El anuncio de hoy es una parte clave de la transformación de una de nuestras principales refinerías en un parque de energía y productos químicos, que proporcionará a los clientes los productos bajos en carbono que quieren y necesitan”, dijo Huibert Vigeveno, Director de Downstream de Shell.

Como parte de su estrategia Powering Progress, Shell está transformando sus refinerías (que eran 14 en octubre de 2020) en cinco parques de energía y productos químicos. Shell tiene como objetivo reducir la producción de combustibles tradicionales en 55% para 2030 y proporcionar más combustibles bajos en carbono, como los biocombustibles para el transporte por carretera y la aviación, e hidrógeno. El Energy and Chemicals Park Rotterdam es el segundo parque que se anuncia, tras el lanzamiento en julio del Energy and Chemicals Park Rheinland, en Alemania.

Lectura sugerida

Se espera que la instalación de biocombustibles de Rotterdam comience la producción en 2024. Producirá combustibles bajos en carbono, como diésel renovable a partir aceite de cocina usado, grasa animal de desecho y otros productos residuales industriales y agrícolas, utilizando tecnología avanzada desarrollada por Shell.

Una gama de aceites vegetales sostenibles certificados, como el aceite de colza, complementará las materias primas hasta que estén ampliamente disponibles las materias primas avanzadas. La instalación no utilizará aceite de palma virgen como materia prima.

De acuerdo a la compañía, el combustible de aviación sostenible (SAF) representaría más de la mitad de la capacidad de 820.000 toneladas al año, y el resto se complementará con diesel renovable. Shell puede ajustar esta combinación para satisfacer la demanda de los clientes.

Lectura sugerida

Estos combustibles bajos en carbono ayudarán a satisfacer la creciente demanda del sector del transporte, incluidos los sectores difíciles de descarbonizar como el transporte pesado por carretera y la aviación. Actualmente, SAF representa alrededor del 0,1% del combustible de aviación mundial. La inversión de Shell ayudará a aumentar la producción de SAF, que es vital para que la aviación reduzca las emisiones de carbono.

Marjan van Loon, presidente y director de Shell Netherlands BV, dijo que “Shell ha estado en camino hacia un futuro con bajas emisiones de carbono durante algún tiempo. Esta inversión es un paso importante a medida que transformamos el Energy and Chemicals Park Rotterdam de una refinería tradicional en un parque energético sostenible. El proyecto significará cientos de millones de dólares de inversión cada año durante la construcción, creará cientos de puestos de trabajo y ayudará a mantener la competitividad de la instalación en los próximos años”.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Una ‘caminata’ por los senderos de la bioeconomía ancestral

Con motivo de la celebración de la 'Semana de la Movilidad Sostenible', el autor relata su experiencia de transitar diferentes trayectos del ‘Camino Inca’. Un legado de conocimientos sobre ingeniería agrícola, experiencias en el uso y aprovechamiento de plantas como fuentes de alimentos y medicamentos, y destrezas en el uso de materiales locales para la construcción de viviendas.