sábado, junio 15, 2024
 

Corrientes: el ‘pulmón verde de Argentina y el Mundo’

Compartir

 
 

Las forestaciones desempeñan un papel vital como reservorios de dióxido de carbono, contrarrestando el calentamiento global generado por la actividad humana, particularmente el uso masivo de combustibles fósiles. En este contexto, Corrientes se destaca como un pulmón verde esencial para la Argentina y el mundo.

La captura de dióxido de carbono: un proceso natural y sostenible

Los árboles poseen una notable capacidad para captar dióxido de carbono (CO₂) de la atmósfera, fijándolo en su madera y otros componentes estructurales. Este proceso natural de captura y almacenamiento de carbono es fundamental para mitigar los efectos del cambio climático. La forestoindustria, al procesar la madera, contribuye a esta mitigación al producir diversos productos como papel, muebles, utensilios de cocina y lápices, que continúan almacenando carbono por varias décadas.

Cuando un árbol muere o se quema, el carbono almacenado es liberado nuevamente a la atmósfera, generando un ciclo de carbono positivo. Sin embargo, al utilizar madera proveniente de bosques cultivados, se puede captar de manera sustentable el carbono atmosférico y fijarlo en productos de uso cotidiano, promoviendo un ciclo de carbono negativo que beneficia al medio ambiente.

El sector forestal europeo estudia alternativas para ser incluido dentro de los criterios de protección y restauración de la biodiversidad

Corrientes: el ‘Gran Centro de Mitigación de CO2 en Argentina’

Aproximadamente un tercio de las emisiones de CO₂ de origen humano son absorbidas por los bosques. En este sentido, Corrientes, con más de 500.000 hectáreas forestadas, se erige como la provincia con mayor superficie de bosques implantados del país. Esta área está compuesta predominantemente por especies de pinos y eucaliptos, con un potencial significativo para aumentar su superficie de plantación en un 300% o 400%, lo que convierte a Corrientes en la provincia con mayor potencial de fijación de dióxido de carbono en Argentina.

Prácticas forestales sostenibles: un compromiso con el medio ambiente

Más de 290.000 hectáreas de superficie forestal en Corrientes están certificadas bajo sistemas de gestión forestal sostenible, lo que garantiza la compatibilidad entre el bosque y el ambiente. Estas prácticas sostenibles incluyen la protección de zonas de alto valor ecológico, la implementación de sistemas agroforestales, el manejo integrado de plagas y enfermedades, y la reducción progresiva del uso de agroquímicos. Estos esfuerzos demuestran el compromiso de los productores forestales con la protección del medio ambiente a través de una producción amigable y sustentable.

París 2024: un legado olímpico sostenible con madera y biomateriales

El trabajo realizado por los productores forestales es arduo y, a menudo, poco reconocido. Su labor no solo protege el medio ambiente, sino que también es socialmente beneficiosa para las comunidades locales. Las buenas prácticas forestales en Corrientes no solo capturan CO2, sino que también promueven un manejo responsable y apropiado del entorno natural.

Corrientes, un ejemplo de sustentabilidad y mitigación del cambio climático

Corrientes se posiciona como un modelo de gestión sustentable en el sector forestal, demostrando que las prácticas responsables y la utilización adecuada de los recursos naturales pueden contribuir significativamente a la mitigación del cambio climático. Las características propias de las forestaciones y las buenas prácticas implementadas en la provincia subrayan la importancia de estos esfuerzos en la lucha global contra el calentamiento global.

El papel de las forestaciones en la captura de CO2 y la promoción de prácticas sostenibles destaca la relevancia del sector forestal en la provincia de Corrientes, no solo como un recurso económico, sino también como un aliado crucial en la protección y preservación del medio ambiente.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias