16.1 C
Buenos Aires
domingo, octubre 2, 2022
 

Efluentes de acuicultura para producir gusanos poliquetos

Lo más leído

 
00:16:20

Vistamos Alto Agrelo de Bodega Argento, la finca orgánica más grande de Argentina

Juan Pablo Murgia, enólogo jefe de Bodega Argento, explicó a BioEconomíaTV los detalles de cómo es el trabajo que vienen realizando en lo que ellos definieron como 'Agricultura Biosustentable': un concepto sobre el que se basa su iniciativa 'MatrizViva' que tiene como objetivo mejorar las las condiciones para la producción de vinos manteniendo una convivencia armónica con el ecosistema de la región.
 
 

Los gusanos poliquetos son ricas fuentes de nutrientes Omega 3 y 6 con grandes aplicaciones en la alimentación piscícola, sin embargo su producción acuícola industrial sigue siendo costosa, algo que investigadores del Centro de Acuicultura de la Universidad de Queensland en Brisbane se han empeñado en cambiar.

La opción para reducir los costes de producción de los poliquetos es hacerlo es reciclando a través del filtrado de la arena de los efluentes de granjas marinas para la producción de langostinos.

En este sustrato rico en nutrientes, crecen las microalgas que sirven para alimentar a los gusanos poliquetos.

Leer también

Los insectos comestibles, una alternativa de futuro

En el proceso de tratamiento el agua se usa para criar los poliquetos, según ha explicado al respecto Paul Palmer, investigador principal de este estudio en el que vienen trabajando desde hace 7 años.

Según destaca Palmer, el sistema de limpieza del agua permite, en primer lugar recircular el agua de los tanques de cultivo. En segundo aspecto a destacar es la capacidad de bio-remediación.

Leer también

Acuaponía: el futuro de los alimentos

Además de los usos en alimentos para acuicultura, otros están relacionados con la pesca, e incluso en Asia, son consumidos como delicatesen.

Artículo publicado en Mis Peces.

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Iberdrola pone en marcha la primera planta agrovoltaica inteligente de España

La instalación contribuirá a mejorar la calidad de la uva, permitirá un uso más eficiente del terreno, reducirá el consumo de agua de riego y mejorará la resistencia de este cultivo a las condiciones climáticas, ante el aumento de las temperaturas y las cada vez más frecuentes olas de calor.