17.4 C
Buenos Aires
jueves, agosto 11, 2022
 

Un alga mágica podría reducir 90% emisiones de carbono de las vacas lecheras

Lo más leído

 
00:53:00

¿De qué se habló en Ethanol Talks, el evento que reunió a brasileros y argentinos para llevar el bioetanol a todo al mundo?

La embajada de Brasil en Argentina, junto a las empresas que integran las cadenas de valor del bioetanol de ambos países, organizaron un foro para poner en la agenda de la movilidad sustentable al biocombustible. BioEconomíaTV estuvo presente y dialogó con los principales protagonistas del evento.
 
 

CH4 global, una startup con presencia en Nueva Zelanda, Australia y Estados Unidos, está desarrollando un suplemento nutricional para vacas lecheras que permitirán reducir la huella de carbono en 90%, según informa la compañía.

El novedoso producto es elaborado a partir de Asparagopsis armata, un alga nativa de Australia y Nueva Zelanda, capaz de crecer en aguas frías. Para ello, CH4 Global tiene la intención de cultivar la Asparagopsis en granjas de acuicultura en alta mar en Nueva Zelanda y Australia del Sur, para eventualmente exportarla a todo el mundo.

Inicialmente, estará disponible para los productores tamberos de Australia y Nueva Zelanda, y posiblemente California. «Hemos sido contactados por granjeros que quieren usar el producto en sus animales ya», dice el CEO de la compañía, Steve Meller. «Y estamos explorando acuerdos de asociación en el sudeste asiático y Europa».

Para este año CH4 dispondrá de una superficie de producción de 1 hectárea. «Necesitaremos suficiente material para avanzar más en investigación y desarrollo», explica Meller. A fines de 2021, CH4 apunta a que su producción del alga marina se extienda a 20 hectáreas en granjas acuícolas. Esto debería producir suficiente Asparagopsis para abastecer a 10.000 vacas.

Lectura sugerida

 

«Llevamos un año investigando la mejor ubicación para el cultivo del alga», agregó. «Debe tener todo tipo de condiciones en torno a variables como la temperatura, los flujos de corriente de agua y los niveles de nutrientes y dióxido de carbono».

CH4 nació hace 18 meses en Nueva Zelanda de la mano de Meller y otros cuatro fundadores. «California, donde vivo, hay una población de 1,8 millones de vacas lecheras y en ese momento había aprobado una regulación que estableció reducir para 2030 las emisiones de metano en 40% para el sector. También sabía que no había tecnología disponible comercialmente en el planeta que pudiera lograr eso».

Otro acontecimiento, que llamó la atención de los fundadores en aquel entonces, fue el anuncio del Primer Ministro de Nueva Zelanda, de que sería neutral en carbono para 2050. «Hay 10 millones de vacas en Nueva Zelanda. Por lo tanto, esto es imposible sin un gran impacto en el sector lácteo», agregó Meller.

Meller conocía una serie de estudios realizados por el Dr. Rob Kinley de la agencia australiana de investigación científica CSIRO, que revelaban la capacidad de la Asparagopsis para reducir la emisión de metano en los animales rumiantes.

El estudio más reciente de CSIRO, publicado hace solo unos meses, muestra que los novillos que recibieron Asparagopsis en dosis de 0,10% y 0,20% en sus raciones de alimento demostraron una disminución de metano de hasta 40% y 98%, respectivamente y demostraron mejoras de ganancia de peso de 53% y 42%, respectivamente. No hubo un efecto negativo en la ingesta diaria de alimentos, la eficiencia de conversión de alimentos o la función del rumen, y no se detectaron residuos ni cambios en la calidad de la carne.

El aparato digestivo de las vacas contiene bacterias que le permiten descomponer sus alimentos. Entre los microbios presentes, se encuentran los metanógenos, que en el proceso de fermentación producen metano y agua. El generalmente se libera cuando la vaca eructa.

La investigación ha demostrado que los metanógenos no son esenciales para la salud o el crecimiento de una vaca. Los científicos han descubierto que el bromoformo inhibe los metanógenos y, por lo tanto, reduce la liberación de metano. La Asparagopsis parece ser la única especie de alga marina que almacena y concentra bromoformo.

CH4 planea liofilizar estas algas rojas para optimizar los niveles de bromoformo, utilizando conocimientos de procesamiento específicos. «Procesarlo de la manera correcta es muy importante», señala Meller. «Hemos aprendido cómo manejar el procesamiento de las algas marinas para mantener el bromoformo dentro de la planta. Como resultado, las vacas ahora producen ácidos grasos volátiles y no metano, por lo que las vacas tendrán una mejor eficiencia alimenticia. Serán más productivas».

Lectura sugerida

 

CH4 ha recibido recientemente una subvención de U$S 52.000 del gobierno del estado de Australia del Sur. Anteriormente, la Corporación de Investigación y Desarrollo Pesquero, el Gobierno del Estado y CH4 financiaron una cantidad de U$S 115.000 para investigación de proyectos. La compañía también recibió una subvención del Fondo de Crecimiento Provincial de U$D 305.000 el año pasado en Nueva Zelanda para apoyar su trabajo allí también. La compañía está buscando inversores para mejorar aún más su operación.

«Nuestro objetivo es que los productores de leche puedan mejorar su rentabilidad usando este producto. En primer lugar, existe el valor de reducir la producción de carbono para el agricultor. Eso será un crédito. Y también habrá un aumento de la productividad. Las vacas crecerán más rápido y producirán más leche «.

Según el empresario, los agricultores también ahorrarán dinero en suplementos. «Porque proporcionamos un suplemento que tendrá un perfil nutricional con muchas vitaminas y minerales. Y otra gran ventaja para los agricultores será el hecho de que producirán leche de vaca con un perfil de carbono más bajo que las alternativas a la leche vegetal. Los consumidores están demandando productos bajos en carbono y ahora podrá satisfacer esa necesidad».

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leo Ponzio, un campeón a todo terreno con máquinas New Holland Agriculture

Vinculado al campo desde 2004 y ya retirado de la alta competición, el ex capitán de River Plate continúa eligiendo a la marca para trabajar en su establecimiento de Las Rosas, Santa Fe.