Las tecnologías israelitas que empujan la agricultura hacia sistemas interiores

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La producción de cereales siempre necesitará de grandes extensiones de superficie. Pero los tomates, las verduras de hoja verde, los pimientos y las frutillas son algunas de las tantas frutas y verduras que prosperan en interiores bajo condiciones ambientales controladas con precisión.

Aunque es más caro producir alimentos en invernaderos o «fábricas agrícolas» urbanas, la recompensa es el mayor rendimiento, la mejor calidad, los menores costos logísticos y un mayor precio de venta. Además, las plantas pueden crecer durante todo el año y con menor uso de fitosanitarios.

A medida que más agricultura se mueve hacía espacios interiores, las tecnologías israelitas  avanzan con ellos para optimizar la iluminación, el riego, la temperatura y otros factores para una operación eficiente y efectiva.

“Existe una tendencia creciente hacia el cultivo tradicional en invernadero, el cultivo hidropónico y vertical en interiores para ciertos tipos de cultivos”, dijo Sarai Kemp, vicepresidenta de flujo de acuerdos en Trendlines AgriFood con sede en Israel y sucursales en China y Singapur al medio local Israel21C.

Kemp destaca que la mayoría de los tomates cultivados en invernadero van directamente a los consumidores, mientras que la mayoría de los tomates cultivados en el campo van a industrializarse en productos como el ketchup. “Cultivar en interiores ayuda a producir más y en un mejor ambiente que en campos abiertos”, dice ella. «Los agricultores invierten en tecnología para invernaderos porque pueden controlar el entorno de cultivo y vender los productos a un valor más alto».

Kemp agrega que gran parte de la tecnología de cultivo de interior se originó en Israel. «Tenemos la experiencia, la capacidad y la tecnología para brindar las soluciones de monitoreo».

Lectura sugerida

Europa es el principal mercado para la tecnología de cultivo de interior israelí, y Kemp señala que se ha abierto un nuevo mercado más cerca de casa. «Los Emiratos Árabes Unidos están muy interesados ​​en la agricultura de interior debido a las condiciones del desierto que dificultan el cultivo en campos abiertos».

El portal Israel21 realizó un relevamiento de las mejores tecnologías israelitas que están impulsando la agricultura urbana.

Expertos en invernaderos

Las tecnologías israelitas que empujan la agricultura hacia sistemas interiores
Complejo de invernadero de Azrom de producción de cannabis medicinal de 2 hectáreas en Grecia. Está cubierto con f-CLEAN, un polímero duradero que ofrece una transmisión de luz excepcional y ahorros de energía. Foto cortesía de Azrom.

Uno de los líderes más antiguos del mercado en el negocio de la agricultura de invernadero es Azrom, una empresa familiar que se ha especializado en el diseño, construcción e instalación de sistemas de invernadero totalmente personalizados desde 1979. “Eso es todo lo que hacemos”, dice Zviki Porat, gerente de marketing internacional de Azrom. “Comenzamos a exportar en 1979 a Grecia y desde entonces hemos realizado cerca de 1.500 proyectos en más de 70 países”.

En los viejos tiempos, la tecnología significaba un simple riego por goteo. Hoy, Azrom se asocia con institutos de investigación israelíes y empresas de tecnología agrícola para mantenerse un paso por delante de la curva de tecnologías de invernadero. “Ahora es un paquete completo de sistemas de alta tecnología que conducen a rendimientos mucho más altos y monitorean mejor los procesos, incluidos el clima y la topografía, la planificación, el diseño, la ingeniería y los controles remotos”, dijo Porat.

En sus primeros días, los cultivos de invernadero se cultivaban en el suelo. Hoy en día, la mayoría de los agricultores optan por la hidroponía, que crece en medios sin suelo. “Hay 10 tipos de plataformas para elegir en hidroponía, por lo que es mucho más complicado planificar y fijar el precio de un sistema de invernadero”, dice Porat.

“Y cada año se producen más alimentos en invernaderos porque hay escasez de tierra. Los principales cultivos son hortalizas, frutillas, flores ornamentales y cannabis medicinal. Pero incluso puedes cultivar sandía, piña y mango en interiores, donde se mantienen con la temperatura que necesitan y están expuestos a menos plagas».

Además de Asia y Europa, Azrom tiene proyectos planificados en Louisiana (EEUU) y Dubai (EAU). “El cultivo en invernadero requiere una gran inversión. Pero produce más y a mayor valor y permite recolectar y reutilizar agua e incluso, los fertilizantes”, dice Porat. «Así que tenemos mucho que aportar a la agricultura del desierto».

Fábricas de invernaderos hidropónicos

Growponics, una empresa británico-israelí formada a partir de la fusión de dos compañías establecidas hace unos ocho años, diseña y construye invernaderos hidropónicos automatizados en entornos urbanos.

“Puedes cultivar vegetales durante todo el año en invernaderos en muchos lugares, como en el Valle de Salinas de California. Pero ahí no es donde está la población”, dice el fundador Lior Hessel. Hessel asegura que los costos de envío hoy representan más del 80% del costo de las verduras, es decir, el gasto total para llevar un producto a su destino.

“La agricultura de invernadero local es cara, pero vale la pena en comparación con los costos de envío”, analiza Hessel. «En los últimos 10 años, una nueva tendencia es la producción local con un precio de entrega más bajo y una menor huella de carbono».

Lectura sugerida

Aún así, para que una granja de invernaderos sea rentable, sus elevados gastos operativos y de capital deben compensarse maximizando el rendimiento por metro cuadrado, destaca Hessel.

“En Growponics hacemos esto mediante la automatización. Las plantas se mueven sobre cintas transportadoras. Eliminamos los pasillos, que normalmente ocupan entre el 15 y el 20% del espacio del invernadero; y ajustamos el espacio entre plantas en diferentes partes del ciclo de crecimiento. Eso por sí solo puede aumentar el rendimiento en más del 40%,  además de los ahorros de eliminar pasillos. Es un cambio de juego cuando pones estos factores todos juntos».

Con fondos en parte de la Autoridad de Innovación de Israel, Growponics invierte fuertemente en I + D en cooperación con institutos en Israel, el Reino Unido y Europa.

Una de sus últimas innovaciones es un robot que complementa la recopilación de datos realizada por sensores en los invernaderos. Otra es el fertilizante orgánico producido mediante la fijación de nitrógeno atmosférico, que utiliza bacterias para hacer que el nitrógeno del aire esté disponible para las plantas. Esta tecnología ganó el Sello de Excelencia de la Unión Europea y permitió a la compañía acceder a un paquete financiero de 2,5 millones de euros para implementarla en Europa.

Growponics tiene tres granjas propias en Israel que representan más del 70% de la hidroponía doméstica.

«En Europa, registramos una nueva empresa en Grecia para invertir más de U$S 4 millones en proyectos», dice Hessel, «y vamos a los Emiratos Árabes Unidos como parte de una delegación empresarial israelí antes de fin de año».

Hace tres años, Growponics estableció una fábrica de invernadero de una hectárea en Connecticut, que vende sus productos a cadenas de supermercados de Nueva Inglaterra. Se planea una mayor expansión en Estados Unidos con socios locales como propietarios-operadores para manejar el marketing y la distribución.

Sistema de iluminación y cultivo

“El cultivo en interiores exige conocimiento científico de lo que necesita cada planta en el momento oportuno”, explicó Daniel Levin, fundador de la empresa con sede en Tel Avivi Growor, que su sistema de agricultura interior puede reducir los costos generales hasta en un 40 por ciento (hasta un 70% de ahorro de electricidad solo) mientras aumenta los rendimiento en aproximadamente un 30%.

El negocio comenzó hace cinco años luego con una idea luminosa, literalmente.

Las tecnologías israelitas que empujan la agricultura hacia sistemas interiores
Cannabis de grado farmacéutico que prospera bajo el sistema de iluminación de Growor. Foto cortesía de Growor.

La luz LED inteligente, que puede manipular resultados como el color y la jugosidad del tomate, fue desarrollada por el socio comercial de Levin, Michael Naich, ahora director ejecutivo de Growor y su compañía de I + D, Group 1607 (llamada así porque ambos cumplen años el 16 de julio).

Pero la iluminación por sí sola no fue suficiente. Los agricultores de interior deben controlar y monitorear una variedad de variables como caudal de agua, nutrientes, temperatura y humedad.

“Debido a que teníamos tantos datos de nuestro sistema de iluminación, pudimos desarrollar un protocolo dinámico completo para cualquier tipo de cultivo de interior”, dijo Levin. “Los protocolos se adaptan para ayudar a que cada planta sienta que está en las mejores condiciones en cualquier momento y lugar”.

Lectura sugerida

La iluminación LED de bajo consumo conserva un papel protagonista en el sistema Growor, que incluye sensores, software de IA y una aplicación móvil para gestionar el cultivo de forma remota. “Ajustamos el resto de parámetros a los parámetros de luz porque solo la luz puede manipular drásticamente el comportamiento de la planta. Aplicar más o menos agua, o más o menos fertilizante, no cambiará el color de un tomate”.

Growor tiene proyectos piloto en Israel, América del Norte, Europa y Asia para el cultivo de flores, tomates, pepinos y cannabis de grado farmacéutico. El cultivo, dijo Levin, debe realizarse en ambientes limpios y debe ser confiablemente estable y consistente porque “no hay lugar para sorpresas”.

Cosecha interior robótica

El mayor rendimiento en la agricultura de interior requiere más mano de obra, y eso es un problema. “Uno de los problemas más urgentes hoy en día es la escasez de mano de obra porque la mayoría de las actividades se realizan manualmente”, dijo el director ejecutivo de MetoMotion, Adi Nir.

MetoMotion está desarrollando un sistema robótico que automatiza las tareas dentro de los invernaderos que requieren mucha mano de obra y simultáneamente recopila datos procesables para mejorar el rendimiento y la calidad.

Las tecnologías israelitas que empujan la agricultura hacia sistemas interiores
El robot GRoW de MetoMotion recoge tomates y realiza otras tareas intensivas en mano de obra en invernaderos. Foto cortesía de Grow.

The Trendlines Group ha estado probando el GRoW Robotic para cosechar tomates en Israel y en los Países Bajos en colaboración con Bayer Crop Science.

“Desde marzo no hemos tenido que viajar desde nuestras oficinas en Yokne’am”, contó Nir. “Nuestro equipo trabaja allí con el robot y el software se opera principalmente desde aquí. Esto reduce la cantidad de personal necesario en el invernadero.

«Siempre necesitas gente también, pero los robots funcionan de forma autónoma y desde la oficina puedes ver el rendimiento y el pronóstico de rendimiento y otros datos procesables recopilados y transmitidos a la nube».

Las primeras unidades comerciales de GRoW se enviarán a algunos agricultores en Europa para su evaluación en los próximos ocho meses. “Actualmente estamos enfocados en los tomates, pero la plataforma se puede adaptar a diferentes vegetales”, destaca Nir. GRoW también se puede adaptar para realizar poda, polinización y deshojado.

De la pared a tenedor

Las “paredes verdes” pueden proporcionar aislamiento, purificación del aire y paisajismo estético en el interior o exterior de los edificios. También pueden producir verduras para ensaladas, champiñones y frutillas ahorrando espacio.

Sin embargo, la agricultura vertical todavía es bastante limitada, ya que para que sea rentable «deben lograrse altos rendimientos o ahorrar en costos de mano de obra o recursos como la electricidad», explica Sarai Kemp de Trendlines a ISRAEL21c.

Lectura sugerida

Entre varias startups de agricultura vertical israelíes que trabajan para hacer viable este modelo, se encuentran Verticanna y Vertical Field.

Verticanna se encuentra en la etapa de inversión de capital semillas con dos proyectos piloto de cannabis medicinal que se ejecutan en Israel. Tiene como objetivo revolucionar los sistemas hidropónicos verticales para cultivos que incluyen, exclusivamente a los cítricos.

Vertical Field, con sede en Ra’anana ha creado una plataforma modular y móvil de agricultura vertical basada en el suelo que produce 200 tipos de cultivos orgánicos sin que sea necesaria capacitación especial para operarla.

Las tecnologías israelitas que empujan la agricultura hacia sistemas interiores
Vertical Field permite producir cientos de tipos de cultivos en interiores o exteriores en un supermercado, restaurante u otro punto de venta. Foto cortesía de Vertical Field.

Vertical Farm puede colocarse en un contenedor independiente de 20 o 40 pies equipado con sensores avanzados que monitorean, riegan y fertilizan los cultivos en cada etapa de crecimiento.

Vertical Farms está funcionando en algunos supermercados israelíes y en el restaurante Farmers & Chefs en Poughkeepsie, Nueva York, y en Evergreen Kosher Market en Monsey, Nueva York. Está prevista la expansión a otras ciudades de EEUU.

“Ofrecemos una alternativa real y fácil de operar a la agricultura tradicional”, dijo su director ejecutivo, Guy Elitzur. “Nuestras granjas urbanas dan un nuevo significado al término ‘de la granja a la mesa’, porque uno puede elegir sus propias verduras y hierbas libres de fitosanitarios en los supermercados, restaurantes y otros comercios minoristas”.

La startup israelí fue citada por Silicon Review como una de las «50 empresas innovadoras a seguir en 2019» y nombrada por World Smart City en 2019 como la «Mejor Startup».

 

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leonardo DiCaprio invierte en compañías de carne celular

El actor de cine estadounidense Leonardo DiCaprio  ha invertido en Mosa Meat y Aleph Farms, dos startups que desarrollan tecnologías para producir carne cultivada a partir de células que no requieren el sacrificio de animales.