sábado, junio 15, 2024
 

Nuevo estudio muestra que el bambú fermentado puede mejorar la salud intestinal y el rendimiento en cerdos

Compartir

 
 

Un estudio reciente llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Zhejiang en China ha encontrado que incluir fibra de bambú fermentada en las dietas de las cerdas puede mejorar la salud intestinal, la función inmunológica y el rendimiento en cerdas y lechones. El estudio descubrió que la suplementación con un 4% de fibra de bambú fermentada tuvo el efecto más positivo entre todos los tratamientos.

Durante la gestación tardía y la lactancia, las cerdas experimentan cambios metabólicos e inmunológicos significativos, lo que puede resultar en una menor ingesta de alimento, una microbiota intestinal alterada y un rendimiento reproductivo disminuido. Es importante reducir la inflamación y las alteraciones metabólicas durante este período para garantizar cambios metabólicos e inmunológicos normales y un rendimiento adecuado de las cerdas y los lechones. La microbiota intestinal puede fermentar la fibra dietética, lo que puede modular la función inmunológica y mejorar la salud intestinal tanto en las cerdas como en los lechones.

El estudio, publicado en la revista Microbiology Spectrum, examinó los efectos de diferentes niveles de suplementación de fibra de bambú fermentada en las dietas de las cerdas durante la gestación tardía y la lactancia en la microbiota intestinal, la inflamación, la permeabilidad intestinal y la inmunidad en cerdas y lechones.

Para el estudio los investigadores utilizaron bambú Moso en polvo fermentado anaeróbicamente con glucosa y agua estéril. Luego dividieron 60 cerdas multiparas al azar en 4 grupos dietéticos: control, y 1.25%, 2.5% y 4% de fibra de bambú fermentada.

Lectura sugerida

Después del parto, el equipo registró varios indicadores de rendimiento, incluyendo el grosor de la grasa dorsal de la cerda, la tasa de estreñimiento, el rendimiento reproductivo, la ingesta diaria de alimento y el rendimiento de crecimiento. También registraron el peso de los lechones vivos por camada y la incidencia de diarrea, además de analizar muestras de suero, heces, leche e intestinos.

El estudio encontró que las cerdas alimentados con un 2.5% y un 4% de fibra de bambú fermentada tenían un aumento en la ingesta diaria de alimento. También experimentaron una disminución en la pérdida de grasa dorsal y en la tasa de estreñimiento. La suplementación de las dietas de las cerdas con un 4% de fibra de bambú fermentada también aumentó el contenido de agua fecal, mejoró la proteína del calostro y el rendimiento reproductivo. Alimentar a los lechones con un 4% de bambú fermentado mejoró el peso al destete y el aumento de peso de la camada, y disminuyó la incidencia de diarrea.

La suplementación con un 4% de fibra de bambú fermentada también disminuyó el contenido de diamina oxidasa, un biomarcador relacionado con la permeabilidad intestinal, y redujo los marcadores séricos de inflamación sistémica, como la interleucina-6 y el factor de necrosis tumoral en cerdas y lechones.

Lectura sugerida

La alimentación con 2,5 % y 4 % de fibra de bambú fermentada redujo los niveles de endotoxinas séricas, pero mejoró los niveles séricos de IgG e IgM y la inmunidad en cerdas y lechones. La dieta con un 4 % de fibra de bambú fermentada también reguló los ácidos grasos de cadena corta, como el acetato, el propionato y el butirato, para mediar en el equilibrio energético del huésped, la función inmunitaria y la función de barrera mucosa en el intestino de las cerdas y los lechones.

En cerdas alimentadas con la dieta al 4%, la abundancia relativa de varias bacterias intestinales beneficiosas aumentó, mientras que la abundancia relativa de bacterias dañinas disminuyó. En lechones alimentados con la dieta al 4%, la abundancia relativa de bacterias beneficiosas aumentó, mientras que la abundancia relativa de bacterias dañinas disminuyó.

La suplementación con 4 % también mejoró la altura de las vellosidades yeyunales y la relación entre la altura de las vellosidades y la profundidad de las criptas del duodeno y el íleon, lo que mejoró la morfología intestinal de los lechones.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias