Coca Cola UPM y una tecnológica china desarrollan tecnología para producir los bioplásticos de próxima generación

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 

El gigante del mundo de las bebidas, Coca-Cola Company, junto a la empresa china de químicos biológicos Changchun Meihe Science & Technology y la compañía de biomateriales UPM anunciaron acordaron el licenciamiento de tecnología avanzada para convertir de manera eficiente biomasa de segunda generación en monoetilenglicol de origen vegetal (bMEG).

Esta tecnología de próxima generación marca un paso significativo hacia la comercialización de un proceso que no solo es más eficiente que las tecnologías de bMEG actuales, sino que se basa en materia prima que no se puede utilizar como fuente de alimento: madera dura extraída residual de los aserraderos y raleos de bosques como parte de ordenación forestal sostenible.

MEG biológico: insumo clave para la sostenibilidad de los envases

El monoetilenglicol (MEG) es uno de los componentes principales del tereftalato de polietileno (PET), que se utiliza en las botellas de plástico de bebidas. La nueva tecnología marca el avance más significativo en la viabilidad comercial de los bioplásticos desde que The Coca-Cola Company introdujo la tecnología de primera generación en su empaque ‘PlantBottle’ en 2009.

Co-propiedad y co-desarrollada por Coca-Cola y Changchun Meihe, y ahora siendo escalada a cantidades comerciales por el líder finlandés en bioeconomía forestal UPM, la tecnología para producir bMEG toma una fuente de azúcar y elimina el paso de crear etanol como parte del proceso de conversión para producir MEG a base de plantas. Esto significa que el proceso es más simple que los procesos tradicionales y proporciona flexibilidad en la elección de la materia prima. 

Lectura sugerida

Esta combinación de tecnologías, validada por primera vez a escala de demostración en 2017, impulsará una biorrefinería a gran escala que UPM está construyendo actualmente en Leuna, Alemania.

La biorrefinería de Leuna en la vanguardia de la química verde

La biorrefinería, primera en su tipo, producirá monoetilenglicol de origen vegetal (bMEG), monopropilenglicol de origen vegetal (bMPG), así como rellenos funcionales renovables (RFF) a base de lignina producidos a partir de madera dura 100% certificada extraída de un aserradero y otras corrientes secundarias de la industria de la madera.

La inversión de UPM permitirá un cambio de materias primas fósiles a alternativas renovables en una gran cantidad de usos finales de los consumidores. La biorrefinería aumentará la producción en 2023 con una capacidad anual total de 220.000 toneladas.

Además del anuncio anterior de The Coca-Cola Company de que pondrá su tecnología PlantBottle a disposición de otras empresas del sector, las dos compañías anuncian hoy que UPM ofrecerá cantidades comerciales de estos innovadores químicos renovables a cualquier empresa en la industria, incluidos los competidores directos de Coca-Cola.

La comercialización de esta tecnología marca un hito significativo no solo en la evolución de la producción de glicol renovable, sino también más ampliamente en el desarrollo de plástico PET libre de fósiles. MEG es una de las dos moléculas necesarias para crear PET, la otra es el ácido tereftálico (PTA). Las inversiones en el escalado de materiales renovables de origen vegetal como bMEG respaldan la ambición y el trabajo de Coca-Cola para reducir el uso de plásticos a base de petróleo virgen en sus envases, junto con inversiones para aumentar el uso de contenido reciclado.

Lectura sugerida

“La viabilidad de este biomaterial de próxima generación es un avance tecnológico significativo en nuestros esfuerzos continuos para reducir nuestro uso de plásticos a base de petróleo virgen, aumentando nuestro uso de alternativas recicladas y renovables. No solo puede ayudarnos a cumplir nuestros compromisos con la reducción de las emisiones de carbono, sino que también puede permitir que toda la industria cambie a una economía más circular”, dijo Nancy Quan, directora técnica y de innovación de The Coca-Cola Company.

“Se necesitan años de trabajo para llevar una tecnología del laboratorio al mercado, lo que refleja nuestro gran enfoque en el desarrollo y la entrega de soluciones de empaque sostenibles que pueden traer beneficios ambientales tangibles, una vez escalados, a las comunidades a las que servimos. Estamos entusiasmados de continuar nuestro trabajo con nuestros socios, Meihe y UPM, para llevar esta tecnología a una escala comercial por primera vez.

UPM es líder en la industria forestal de base biológica y tiene como objetivo crear y escalar tecnologías y soluciones que brinden alternativas sostenibles a las materias primas fósiles, como los biocombustibles y los químicos renovables. La biorrefinería en Leuna es un paso importante en la estrategia de la compañía de ser un precursor de la bioeconomía, proporcionando bioquímicos renovables para su uso en una serie de aplicaciones de consumo que van desde envases, textiles hasta líquidos industriales, cosméticos y aplicaciones de caucho. 

“Invertir en la biorrefinería en Leuna es un avance muy emocionante para UPM en nuestro camino para convertirnos en un jugador creíble en la cadena de valor de la química”, dijo Juuso Konttinen, vicepresidente de Bioquímicos de UPM. 

Lectura sugerida

“Los químicos verdes producidos en Leuna permitirán una verdadera transformación de la sostenibilidad en numerosas aplicaciones de consumo, proporcionando una huella de CO2 drásticamente reducida y reemplazando las materias primas fósiles con una alternativa renovable: madera certificada y de origen sostenible. La decisión de comercializar la tecnología bMEG de The Coca-Cola Company y Meihe se tomó después de una extensa validación y estamos entusiasmados con la perspectiva de comercializar ampliamente nuestros productos según el acuerdo con The Coca-Cola Company anunciado hoy».

Coca Cola: visión 2050

Como parte de la visión de Coca-Cola de tener cero emisiones netas de carbono para 2050 y su estrategia World Without Waste, la compañía anunció recientemente una meta de usar 3 millones de toneladas menos de plástico virgen de fuentes a base de petróleo para 2025.

Para lograr este objetivo, Coca- Cola dijo que invertirá en nuevas tecnologías de reciclaje, mejoras de empaque, nuevos modelos comerciales y sistemas de entrega, así como en el desarrollo de nuevos materiales renovables. Las tecnologías bien diseñadas que permitan la producción y la escalabilidad de estos materiales renovables desempeñarán un papel clave para lograr ese objetivo.

Daniela Zahariea, Directora de Tecnología, Innovación y Cadena de Suministro de Coca-Cola Europa, dijo que“En Europa, mientras trabajamos hacia nuestro objetivo de recolectar una botella o lata por cada una que vendemos, también estamos trabajando en estrecha colaboración con nuestro embotelladores para reducir y eliminar el uso de PET virgen a base de petróleo de nuestras botellas de plástico. Aceleraremos el cumplimiento de esta ambición aumentando el uso de contenido reciclado y, a medida que avanzamos, también reemplazando algún nuevo material ‘virgen’ que se requiere con fuentes renovables de base biológica. Es por eso que estamos invirtiendo e impulsando la innovación para impulsar el suministro de materia prima a partir de fuentes renovables, además de nuestro enfoque en fuentes derivadas de tecnologías de reciclaje mejoradas».

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Las Agtech y Foodtech en el centro de las innovaciones tecnologías del sudeste asiático

La semana pasada, los delegados de las compañías tecnológicas líderes se hicieron presente de manera virtual en Switch, uno de los eventos tecnológicos más importantes del planeta que se desarrolla todos los años en Singapur. En un giro refrescante para un evento históricamente dominado por la discusión de fintech, e-commerce y software empresarial, las Agtech y las Foodtech ocuparon un lugar más destacado en la agenda que nunca.