lunes, abril 22, 2024
 

El Departamento de Energía de los EE. UU. (DOE) financia el desarrollo biotecnológico de algas tolerantes a plagas

Compartir

 
 

El Departamento de Energía de los Estados Unidos (DOE), a través de de la Oficina de Tecnologías de Bioenergía (BETO), ha otorgado a financiamiento a una iniciativa liderada por la startup Ginko Bioworks para desarrollar un nuevo enfoque para la protección de cultivos de algas, inspirado en estrategias de manejo integrado de plagas utilizadas en los cultivos terrestres.

El proyecto adjudicado forma parte de la inversión del DOE en el desarrollo de soluciones de energía limpia que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero. Más específicamente, este proyecto se enfoca en mejorar la biotecnología de algas para permitir una mayor producción de biocombustibles y bioproductos asequibles a gran escala.

Una barrera importante para la expansión de las biotecnologías de algas es la depredación de las algas por ‘plagas’ microscópicas en estanques al aire libre. Las estrategias actuales de manejo de plagas en algas generalmente no son específicas para una sola plaga e incluyen métodos de control químico o ambiental que pueden afectar negativamente la productividad de las algas y aumentar la resistencia de las plagas.

Lectura sugerida

Existe una clara necesidad de soluciones de protección de cultivos de algas altamente selectivas contra plagas específicas de algas, seguras para su uso en la nutrición acuícola destinados al consumo animal y que no produzcan impactos ambientales perjudiciales comúnmente asociados con pesticidas tradicionales.

Los péptidos antimicrobianos (PAM) son cadenas cortas de aminoácidos con actividad antimicrobiana considerados una alternativa más respetuosa con el medio ambiente a los pesticidas químicos convencionales. Una amplia gama de organismos, incluyendo bacterias, plantas y animales, produce naturalmente PAM.

El equipo liderado por Ginkgo trabajará en el desarrollo de nuevos PAM específicos para plagas de algas y, al mismo tiempo, utilizará capacidades avanzadas de evolución adaptativa de laboratorio (ALE) para aumentar la tolerancia de las algas y su microbioma protector al tratamiento con PAM. Esta combinación de tratamiento con PAM y tolerancia evolucionada tiene un potencial significativo para reducir la frecuencia de colapsos relacionados con plagas en estanques comerciales de algas, aumentando simultáneamente la productividad. El equipo también buscará mejorar su comprensión de las ecologías de estanques al aire libre mediante screening metagenómico y transcriptómico.

Lectura sugerida

«Construimos nuestra plataforma para ayudar a socios en sostenibilidad como el DOE a habilitar soluciones energéticas novedosas y mejoradas. Estamos emocionados de aprovechar nuestras tecnologías AMP y evolución adaptativa de laboratorio (ALE), únicas y poderosas», dijo el Dr. Nikos Reppas, Líder Senior de la Fundición en Ginkgo Bioworks. «Este proyecto se basa en un equipo de investigación y desarrollo de clase mundial, y estamos orgullosos de desempeñar nuestro papel en la promoción de esta prometedora estrategia de protección de cultivos. Estamos ansiosos por desempeñar un papel crucial en este espacio para nuestros socios gubernamentales y cultivadores de algas comerciales en todo el mundo.»

Si tiene éxito, esta inversión de BETO tiene el potencial de desbloquear una nueva gama de estrategias de protección de cultivos de algas para mejorar la productividad en entornos exteriores. En el futuro, dichas estrategias de protección en acuicultura podrían utilizarse para mejorar la viabilidad económica de la biomanufactura basada en algas para producir una variedad de productos como biocombustibles, suplementos nutricionales, cosméticos y bioplásticos a partir de CO2 atmosférico y luz solar, facilitando aún más los esfuerzos colectivos hacia procesos de producción carbono neutrales.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias