Nueva Zelanda prueba tres nuevos sistemas de producción láctea para ser la actividad más sostenible

Lo más leído

Columna semanal

La bioeconomía como modelo de desarrollo industrial sostenible

El enfoque de la bioeconomía se ha instalado como una de la formas más eficaces para contrarrestar los efectos del calentamiento global, causante del cambio climático, y a la vez, contribuir al desarrollo de las naciones. Fundamentalmente, en aquellas donde la agricultura y sus encadenamientos productivos están más desarrollados.
 
 

La Universidad de Lincoln comenzará a probar tres nuevos sistemas de producción láctea en una búsqueda por mejorar la sostenibilidad de la principal actividad del país.

La producción de leche es la principal actividad de Nueva Zelanda y se está viendo amenazada ante el avance de las naciones con políticas más estrictas para contener el cambio climático. Fonterra, la mayor empresa del país que es propiedad de más de 10.500 agricultores, es el mayor exportador a nivel global de productos lácteos, pero es también el mayor emisor de gases de efecto invernadero de Nueva Zelanda. El 90% de sus emisiones provienen de la actividad tranqueras adentro.

Prácticas más sostenibles para la lechería neozelandesa

Los nuevos ensayos intentarán probar nuevas prácticas más sostenibles en la granja lechera experimental de la Universidad de Lincoln, en la isla Sur. La finca de 186 hectáreas se ha utilizado durante 19 años como un centro para que los agricultores y la industria recopilen y discutan nuevos conocimientos, habilidades y tecnología que podrían afectar al sector lácteo.

Lectura sugerida

Los ensayos que serán administrados por el Centro de Demostración de Lechería de la Isla Sur, una asociación financiada por la industria entre la Universidad de Lincoln, DairyNZ, Ravensdown, SIDE, LIC y AgResearch, probarán un sistema de frecuencia variable de ordeño, la inclusión de plátano en la base de forraje y una reducción en la tasa de reposición del rodeo de ordeñe, dijo Lincoln University Dairy Farm en un comunicado.

El gerente de demostración del centro, Jeremy Savage, dijo que gran parte de la investigación ya había sido realizada por diferentes grupos, pero que la granja de demostración la estaba eligiendo como un «primer adoptador», para mostrar los métodos a los agricultores y darles confianza para que los introduzcan es sus sistemas productivos.

Frecuencia variable de ordeñe

El programa de ordeño con frecuencia variable se ejecutaría durante la temporada actual. En lugar de ordeñar dos veces al día, se adoptaría un régimen más flexible de 10 sesiones de ordeño durante siete días, con la esperanza de que funcione mejor tanto para las vacas como para los agricultores.

Savage dijo que el ordeño de frecuencia variable era un paso bastante radical con respecto a la lechería tradicional, pero un estudio de tres años de DairyNZ había demostrado que valía la pena.

Lectura sugerida

“Es bastante contradictorio que los granjeros ordeñen vacas en diferentes momentos. La mayoría de los agricultores se mostrarían bastante reacios a hacer eso porque reducirían su producción de manera demasiado drástica. Aprenderemos algunas lecciones en el camino a medida que aplicamos la investigación y la ponemos en práctica ”, dijo.

El sistema mejoraría el bienestar animal a través de menos enfermedades de patas y una mejor salud en general, pero también sería mejor para el personal, con tareas menos exigentes, menos inicios tempranos y una carga de trabajo más condensada, proporcionando un mejor equilibrio entre el trabajo y la vida, dijo.

El gerente general de sistemas y competitividad de DairyNZ, David McCall, dijo que era emocionante ver la adopción de frecuencias de ordeño variables después de un proyecto de DairyNZ de tres años que analizó cómo podría beneficiar a los agricultores.

Incorporar el plátano en la dieta

Savage dijo que a partir de mediados de octubre al menos el 10 por ciento de la finca se sembrará con plátano. “Este es un forraje que puede reducir significativamente la lixiviación de nitrógeno. Con ingestas de vacas de 30 por ciento de plátano o más, anticipamos que la granja logrará mejoras adicionales en sus resultados de lixiviación de nitrógeno».

«Los beneficios potenciales de reducir la lixiviación de nitrógeno en la granja hasta en un 20 por ciento mediante el manejo de la dieta de las vacas, y sin reducir el número total del rebaño, son obvios y convincentes».

Lectura sugerida

La introducción del plátano en el forraje siguió a un programa intersectorial de seis años que analizó las formas en que los forrajes podrían reducir la lixiviación de nitratos, dijo Savage.

Reducir la tasa de reposición del rodeo

El tercer proyecto de investigación probaría una reducción en la tasa de reposición de vaquillonas en el rodeo.

El modelo de emisiones de gases de efecto invernadero mostró que se podrían obtener ganancias significativas al reducir la tasa de reemplazo actual del 28 por ciento a valores entre el 15 por ciento y el 18 por ciento, dijo.

 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Leonardo DiCaprio invierte en compañías de carne celular

El actor de cine estadounidense Leonardo DiCaprio  ha invertido en Mosa Meat y Aleph Farms, dos startups que desarrollan tecnologías para producir carne cultivada a partir de células que no requieren el sacrificio de animales.