Fabián López, ministro de Servicios Públicos de Córdoba, nos cuenta cómo la provincia busca convertirse en polo bioindustrial de referencia a nivel global

Lo más leído

Columna semanal

COP26: más cerca de los objetivos de París, los privados lideran y Argentina escondió su mejor versión

Las promesas de los líderes por primera vez nos ubican dentro de los objetivos del Acuerdo de París. Una descarbonización que viene liderada por los privados, que representa una oportunidad para Argentina, pero que necesita mostrar lo bueno que hace.
 
 
 
 
Emiliano Huergo
Manager BioEcomomia
 

A partir del primer día hábil del año 2010, entró en vigencia en Argentina una reglamentación que exigía mezclar las naftas y el gasoil con 5% de etanol y biodiesel respectivamente.

Los biocombustibles trajeron enormes externalidades positivas para el País. Ahorro de divisas por menor importación de combustibles, ingreso de divisas por la exportación de biocombustibles y derivados, agregado de valor a la producción del agro, generación de empleo de calidad y muy bien remunerados en el interior productivo de Argentina y obviamente, una enorme contribución a la reducción de emisiones en el transporte.

Rápidamente, el sector se convirtió en estratégico para Argentina. La mezcla mínima de biodiesel se duplico al 10% y de forma similar, en el caso del bioetanol se llevó al 12%. El sector respondió con inversiones que superaron los U$S 3.000 millones, creando un imponente complejo de más de 50 refinerías de biocombustibles en 10 provincias.

En abril pasado, el régimen llegó a su fin. Lo lógico hubiera sido crear una nueva legislación que actualice y profundice este modelo, incorporando nuevas fuentes de biomasa para la producción de biocombustibles, así como otros biocombustibles que están teniendo un enorme crecimiento en otras partes del mundo y donde Argentina cuenta con enormes recursos, como el biometano o el biojet. Sin embargo, por iniciativa del oficialismo, nada de esto sucedió. Por el contrario, la mezcla de biodiesel se redujo a la mitad y en el caso del bioetanol, quedó en el 12% con posibilidad de que se reduzca arbitrariamente al 9%.

Las bioindustrias de Córdoba, por su enorme encadenamiento productivo de agregado de valor a la producción agrícola, se vieron fuertemente afectadas. Esto motivó a que el gobierno provincial, articulando con el sector privado, el académico y el científico, impulse una serie de iniciativas que le permitan, dentro de las posibilidades que le otorga el federalismo, desplegar todo el potencial de la provincia en bioeconomía y particularmente en biocombustibles.

Fabián López, ministro de Servicios Públicos de Córdoba, se prestó a conversar con BioEconomíaTV para contarnos los detalles de las acciones que están llevando adelante para convertir a Córdoba en un clúster bioindustrial de referencia a nivel global.

¡No te la pierdas!

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Las Agtech y Foodtech en el centro de las innovaciones tecnologías del sudeste asiático

La semana pasada, los delegados de las compañías tecnológicas líderes se hicieron presente de manera virtual en Switch, uno de los eventos tecnológicos más importantes del planeta que se desarrolla todos los años en Singapur. En un giro refrescante para un evento históricamente dominado por la discusión de fintech, e-commerce y software empresarial, las Agtech y las Foodtech ocuparon un lugar más destacado en la agenda que nunca.