11.1 C
Buenos Aires
jueves, agosto 18, 2022
 

Fonterra busca en las algas reducir las emisiones de metano en las vacas

Lo más leído

 
00:14:48

Cosechando ricino con GreenTech Science

El equipo de Bioeconomía TV estuvo en Jesús María, Córdoba, acompañando la cosecha de ricino y dialogando con Matías Baigros, responsable de producción de la compañía.
 
 

Una controversia se ha instalado sobre la potencial contribución de los rodeos vacunos al cambio climático. Mientras que los ambientalistas aseguran que son uno de los mayores emisores de gases de efecto invernadero, los ganaderos dicen que son víctimas de una «demonización en el discurso público» y que las acusaciones no tienen justificación científica.

Aún así, para las empresas alimenticias que dependen de la ganadería bovina, mostrar resultados exitosos en la reducción de emisiones de metano de las vacas, resulta crucial para mejorar sus ventas. Encontrar como hacerlo posible se ha convertido en en un verdadero desafío para los investigadores.

Hace tres meses presentamos en BioEconomía A CH4 global, una startup con presencia en Nueva Zelanda, Australia y Estados Unidos que está desarrollando un suplemento nutricional para vacas lecheras que permitirán reducir la huella de carbono en 90%, según informa la compañía. El ingrediente secreto es la Asparagopsis armata, un alga nativa de Australia y Nueva Zelanda. Y aparentemente ha despertado el interés del mayor exportador mundial de lácteos. La cooperativa neozelandesa Fonterra, propiedad de más de 10 mil productores tamberos del país kiwi.

El gigante lácteo se ha asociando con la compañía australiana Sea Forest para comprobar que el uso de estas algas marinas en la alimentación de las vacas logra la reducción de emisiones esperada. Luego de resultados positivos en pruebas de laboratorio dirigidas por la organización de investigación australiana CSIRO, donde las algas marinas demostraron el potencial de reducir las emisiones de las vacas en más del 80%, la próxima etapa será probar los suplementos alimenticios con Asparagopsis a campo.  Los ensayos se harán en establecimientos lecheros de Tasmania durante la próxima temporada láctea que se inicia en agosto.

Lectura sugerida

Fonterra busca en las algas reducir las emisiones de metano en las vacas

El tambo del «fin del mundo»

El gerente de sostenibilidad de Fonterra Australia, Jack Holden, dijo a Dairy Global que ayudar a los agricultores a producir leche de manera más sostenible es una prioridad para Fonterra. «Durante mucho tiempo, Fonterra ha sido consciente de la necesidad de soluciones para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de las vacas», dice Holden. «Tenemos una cartera de investigación y desarrollo muy activa que lleva años invirtiendo en soluciones».

Holden enfatiza que la mayoría de las emisiones de la producción lechera provienen de las emisiones del metano que producen las vacas cuando digieren su alimento. «Las pruebas preliminares muestran la posibilidad de reducir estas emisiones al incorporar algas naturales en las dietas de las vacas, por lo que estamos ansiosos por ver si los resultados de las pruebas se pueden replicar en granjas lecheras a escala», dice.

Comercial a gran escala

Fonterra se dio cuenta del trabajo que CSIRO hizo en Asparagopsis a través de la plataforma de Iniciativa de Agricultura Sostenible (SAI). «Vimos la necesidad de pasar de la experimentación a pequeña escala a la comercial a gran escala aquí», explica Holden. «Y pensamos que podríamos jugar un papel en eso».

Los clientes le preguntan cada vez más a Fonterra sobre su huella ambiental, señala Holden. «Por lo tanto, nos ayuda en nuestras conversaciones con los clientes», dice. «Y es de gran interés para la comunidad en general. Hay una discusión mundial sobre el clima en curso y somos parte de eso. Esperemos que podamos hacerlo comercialmente viable, seguro y llevarlo a escala».

Lectura sugerida

Holden dice que la prueba con Asparagopsis también podría mostrar un aumento de la productividad. «Entonces, si el uso de estas algas demuestra ser rentable para los agricultores y reduce de manera efectiva y segura las emisiones de metano, y puede agregarse fácilmente al alimento, esto funcionará y tendrá una adopción generalizada», espera. «Se convertirá en parte de la práctica agrícola normal para los productores tamberos».

Ir a mas granjas

Holden agrega que los agricultores tienen que beneficiarse comercialmente del uso de Asparagopsis. «Si podemos, encontraremos una forma de integrarlo en un sistema lácteo comercial sin ningún costo neto. Pero es bastante temprano. Todavía confiamos en la investigación de otras personas. Así que ahora tenemos que hacer este trabajo nosotros mismos en granjas comerciales en un sistema lácteo normal».

La prueba comenzará con una granja. «Pero si obtenemos luz verde sobre los resultados en esa granja, iremos rápidamente a más establecimientos. Si hay algún problema o si hay incertidumbre acerca de ciertos aspectos, iremos más despacio hasta que resolvamos qué tendremos que hacer para resolver estos problemas. No hay un plazos de tiempo fijados».

Lectura sugerida

«Las emisiones de metano son la mayor parte de nuestra huella ambiental. Tenemos que desempeñar nuestro papel en la búsqueda de soluciones». Según Fonterra, la huella de carbono del suministro de leche en las granjas de Nueva Zelanda y Australia ya es menos de un tercio del promedio mundial y hasta un 30% menor que las huellas de gases de efecto invernadero de la producción de leche en Europa y América del Norte.

Juicio al inicio

Fonterra tiene la intención de comenzar las pruebas en la actual temporada de leche (2020-2021). «Si todo va bien, comenzaremos en unas pocas semanas», dice Holden. «Tenemos que asegurarnos de que haya suficiente disponibilidad de algas marinas. Tenemos esperanzas. Todavía hay algunas barreras que superar, pero sabemos que tendremos que buscar muchas soluciones y esta es una en la que trabajaremos».

En el Centro de Investigación y Desarrollo de Palmerston North de Fonterra en Nueva Zelanda, Mark Piper y su equipo están estudiando el potencial de otras formas naturales para reducir la producción de vacas de metano. «Tenemos una de las colecciones de cultivos lácteos más grandes del mundo», dijo Piper. «Estamos utilizando algunas de estas culturas para crear nuevas fermentaciones que llamamos Kowbucha, lo que podría apagar los errores que crean el metano en las vacas».

Fonterra dice que su objetivo es mantenerse por delante del resto del mundo «para garantizar que Fonterra continúe teniendo la menor huella de gases de efecto invernadero para la producción de leche en el mundo».

 
 
 
 
 
 
 

Últimas Noticias

Cerveza Patagonia invita a vivir el Banff con pinta en mano

Con una barra con cerveza tirada para disfrutar en los intervalos, la marca acompañará por tercera vez consecutiva el Festival de cine aventura, que vuelve al país para presentar una selección de 14 cortos y películas documentales en una Gira por 6 ciudades argentinas, desde agosto a noviembre.