lunes, mayo 20, 2024
 

India y Arabia Saudita: alianza estratégica para potenciar la bioeconomía

Compartir

 
 

India y Arabia Saudita, dos de las economías de más rápido crecimiento en el mundo, están trabajando para capitalizar la rápida expansión del enfoque de la bioeconomía para potenciar sectores que van desde la energía hasta la atención médica y más allá. Se estima que el valor de productos y servicios elaborados a partir de bloques básicos derivados de recursos biológicos renovables, como materiales, productos químicos, energía y medicinales, podrían valer 30 billones de dólares (30 trillones en nomenclatura anglosajona) para 2030, confirmando que este nuevo paradigma está ganando impulso como una forma de generar valor dentro de los límites planetarios.

El potencial de la bioeconomía no ha pasado desapercibido por India y Arabia Saudita, quienes están redoblando esta sinergia y cooperando para lograr un progreso máximo.

Un ejemplo claro de la importancia de la bioeconomía y su gran potencial lo encontramos en la pandemia de COVID-19. La industria de las vacunas de ARN mensajero habilitada por la bioproducción entregó vacunas COVID-19 en tiempo récord, y la base de fabricación de India para las inoculaciones significó que millones de dosis se distribuyeran rápidamente a nivel global, salvando innumerables vidas.

Argentina y Alemania fortalecen la cooperación para impulsar la bioeconomía

Durante el pico de la pandemia, India donó 4,5 millones de dosis de vacunas COVID-19 fabricadas localmente a Arabia Saudita como parte de Vaccine Maitri (Vacuna de la Amistad). Esta asociación es solo un ejemplo de la fuerza de la investigación cooperativa habilitada por la biotecnología y las instalaciones de biomanufactura.

Desde cultivos resistentes al cambio climático hasta biocombustibles y fabricación de vacunas, la bioeconomía está preparada para desempeñar un papel clave en el desarrollo tanto de India como de Arabia Saudita.

Ambos países han desarrollado hojas de ruta nacionales de biotecnología. La Estrategia Nacional de Biotecnología de Arabia Saudita tiene como objetivo posicionar al Reino como un centro regional y global de biotecnología con un impacto de gran alcance en la biomanufactura y la innovación médica. Como parte de su propia Estrategia Nacional de Desarrollo de Biotecnología 2025, India está trabajando para posicionarse como una bioeconomía impulsada por el conocimiento y la innovación.

Potencial de la bioeconomía Indo-Saudita

India y Arabia Saudita, aprovechando una sólida relación comercial existente, tienen un potencial adicional para colaborar en energía, salud y bioservicios.

Primera degustación oficial de carne cultivada en la Unión Europea: ¿Un paso hacia su aprobación?

Habiendo lanzado la Alianza Mundial de Biocombustibles del G20, India ahora está impulsando la fabricación de biocombustibles localmente. Mientras tanto, ARAMCO, el mayor productor de petróleo de Arabia Saudita, está diversificando sus inversiones y buscando fuentes de energía sostenibles como el hidrógeno azul y verde y combustibles alternativos.

En el campo de la salud, también hay potencial. Las soluciones de atención médica personalizadas serán críticas para tratar grandes poblaciones diabéticas en ambos países, para apoyar a la industria de la salud con diagnósticos de pacientes basados en grandes datos y para actualizar hospitales para proporcionar tratamientos de atención médica específicos para cada paciente a través del aumento del uso de tecnologías y herramientas de la Cuarta Revolución Industrial como la inteligencia artificial y Big Data. Desde el manejo de registros de pacientes hasta la predicción de enfermedades de atención médica preventiva, los avances en biotecnología y 4IR tienen un gran potencial. Soluciones fusionadas como la bioimpresión 3D podrían impulsar el futuro de la atención y tratamientos específicos para cada paciente en hospitales. Los socios del Foro Económico Mundial, Next Big Innovation Labs y Olayan Group, están trabajando colectivamente para hacer esto realidad.

La revolución de las proteínas celulares: científicos surcoreanos producen carne cultivada dentro de un grano de arroz

Con un gran grupo de talentos, un próspero ecosistema de biomanufactura para medicamentos biosimilares y organizaciones de investigación por contrato que atienden los requisitos de prueba de biotecnología de las economías más grandes del mundo, India ya es un líder mundial en bioservicios. Arabia Saudita puede capitalizar esto. Y, con casi el 17% de su presupuesto público destinado al desarrollo del sector de la salud y las ciencias de la vida, hay un creciente impulso en el Reino para invertir en el vibrante sector de bioservicios de India. Esto no solo impulsará el crecimiento en ambas economías, sino que también ayudará a Arabia Saudita a cumplir sus objetivos de salud de la Visión 2030.

Próximos pasos para profundizar la inversión en la bioeconomía Indo-Saudita

Capitalizar el potencial de una asociación India-Arabia Saudita es clave. Esto podría hacerse mediante la creación de cursos académicos y programas de capacitación de valor agregado para volver a capacitar y actualizar la fuerza laboral de cada país; invertir una parte más grande de su presupuesto de I+D en áreas de investigación impactadas por la bio; escalar las instalaciones de biomanufactura nacionales; y/o crear un fondo conjunto India-Arabia Saudita para escalar y comercializar tecnologías críticas.

La Iniciativa de Bioeconomía del Foro Económico Mundial tiene como objetivo avanzar en la bioeconomía hacia la corriente comercial para ofrecer alternativas escalables y sostenibles y mejorar el estado del mundo facilitando la colaboración entre barreras geográficas, sectoriales y sociales.

 
 
 

Lo más leído

 

Imperdible

Más noticias